16 oct. 2010

Macarena, Mónica de mi verano, fuego de mis entrañas. Mi alma, mi Lolita. Ma-ca-re-na: cuatro silabas para comenzar desde los labios y terminar con mi lengua sobre el paladar, respirando una a. Ma. Ca. Re. Na.
Es Maca para sus amigas. Es Macarena Rodríguez en la lista de la comisión. Pero, sentada arriba mío, mientras corregimos los ensayos de Nabokov que pedí la semana pasada, es siempre Macarena.

Hemingway

No hay comentarios: