13 oct. 2010

Rock

El domingo a la madrugada, cuando me bajaba de un taxi después de haber pasado unas buenas horas bebiendo y conversando en lo de Yudica, Yat asomó su cabeza por la ventana del auto y me grito, "¡M.H., maricón, escribí!". "Ya se, ya se", me disculpé con una risa culposa mientras cerraba la puerta del acompañante. Tenía bien consciente que en el último tiempo había hecho poco y nada en el blog, así que podría decirse que el porquería de Yat había metido el dedo en la llaga. "Chau muchachos", me despedí y el taxi arrancó con Yat gritándome groserías y el Gringo Heinzenknecht totalmente desvanecido por la cantidad de aguardiente que había tomado.
Me acerqué al kiosko en la esquina para comprar cigarrillos, pero después de esperar un minuto sin que nadie me atendiera decidí seguir camino a casa.
Ahora escucho Kapanga mientras escribo estas líneas. Llueve. Elegí el tema "Rock". Es fantástico como el Mono sueña ser Robert Plant al comienzo del video:

No hay comentarios: