25 jul. 2008

Una lobería más!

Mis pies están tan fríos como el suelo, gélidos sobre las baldosas oscuras. No sé por qué cominezo a caminar por ese pasillo cada vez más oscuro y húmedo, el aire no corre no se mueve, sin embargo cuando lo atravieso al caminar siento en mi cara la sensación de algo eterno, años, décadas, siglos de inmovilidad, de acumular frío y oscuridad, de ser parte de un todo ordenado y jamás vulnerado.
Mi caminar no se detiene, no vislumbro el final de ese pasillo, sigo atravesando aire frío y detenido, todos es silencio fracturado por mis moviminetos medidos. Cada vez veo menos, pero cada vez sinto más olores, sonidos, mi piel capta lo añejo y casi virgen de ese lugar, puertas a mi lado se van sucediendo algunas entornadas, otras abiertas, las más cerradas, de lo poco que puedo ver distingo polvo soldado al mobiliario, pintura descolorida, tonos ocres.
Ya no sé bien por qué sigo caminando, es muy largo este apsillo, la luz que provenía de algún punto a mis espaldas hac tiempo se desvaneció y me dejó sólo, preseinto que este pasillo no es recto como lo creía, sino finamente convexo, delicadamente curvo. LLega un momento en que los ojos pos instinto lejano se acostumbran a la oscuridad y comienzan a rescatar formas y contornos de la espesa cortina negra, ahora me pasa eso, sigo caminanado y veo siluetas de marcos de puertas, algunos dibujos de las baldosas, fotos viejas de gente efectivamente muerta, las líneas de unión entre el techo y las paredes. No lo dije antes, pero hace bastante tengo miedo, pero no lo confieso, sé que cuando lo acepte ellos lo sabrán, están esperando...
Ahí! pasó delante mio, bastante cerca, blanca, pálida figura de pared a pared. Dios! detuve mi andar, puro silencio y siluetas. una deformidad etérea acaba de asomar lo que creo era su cabeza desde el marco de una puerta entornada, pero al notar que la vi fugazmente volvióa esconderse, no pueod moverme, sé que están ahí. Ya no hay luz, creo que me tienen donde querían, el frío es demasiado, aparecen y desapàrecen en todas partes, una se me acerca desde lejos, no detiene su andar, me atraviesa y sigue camino en dirección opuesta a mi amrcha, creo que saldrá y yo permaneceré de ahora en más aquí, eternamente solo y asustado.

Ayyyy Lobo! A quién querés alarmar? dejá la bobería y salí a tomar aire a la calle!
mirá si serás webón!

No hay comentarios: