9 abr. 2008

Adiós juventuuuuuud

Policías en acción en la entrada de mi casa!, buenísimo!, tengo que largar la revista y el baño, ponerme los lonpas y correr a la persiana de mi cuarto para ver que está pasando en la calle. Ya me parecía raro, que los gritos y forcejeos no eran de dos pendejos remolones, que estaban choreando, que de repente habrá aparecido un patrullero de la nada, fichado al chorro, fichado al robado, repartido un par de ñapis por ahi y, pum, al piso flaco, qué hacías, qué te pasas de piola pendejo. Está medio oscuro afuera, no veo muy bien, no abro la persiana del todo porque no hay que abrir la persiana, acaban de robar afuera. Hablo con los policías?, estan en la vereda de mi casa, no hay que salir, acaban de robar afuera, los poli me ven a traves de la persiana, pero esta bien, me pueden ver, no está mal, tengo que seguir como si nada porque esto pasa todo el tiempo, porque la vida sigue. No puedo mostrarme muy interesado, soy macho, soy duro, esto pasa todo el tiempo, lo veo todo el tiempo, no tengo que mostrar interes pero me interesa. Cuantos años tenes, 11, "11 años? sos un boludo pendejo", el policía está enojado porque creo que siente que el pibe está echando su vida por un meadero. Es pendejo el pibe, que mal, garronazo man.

No hay comentarios: