21 jul. 2010

God Bless America (o los refugios bajo tierra son el próximo negocio inmobiliario cuando los cantris se llenen)


-Pero que buena fiesta estas dando Mark! Por fín te decidiste a festejar un poco luego de todo lo que ocurrió. Vamos! que hay que vivir la vida, ayer justamente estaba hablando de eso con Jenny, la animaba, le decía que no había razón para estar tristes, después de todo estamos sanos y salvos, y eso es lo que cuenta.

-Eso mismo decía mi esposa y por eso he tomado la decisión de dar ésta fiesta. A todo esto ¿qué opinas del Martini? fue una de las pocas cosas que me decidí a no dejar atrás. Sabía que no podía traer todo lo que tenía allí arriba, pero no estaba dispuesto a resignar el seco sabor de un Martini en mi paladar.

-Ja ja ja! Tú si que eres todo un bon vivant! En cambio John no deja pasar un día sin hablarme de su Buick Skylark celeste, amaba ese convertible. Pero bueno, tú sabes, aquí bajo tierra aunque pudiera haberlo acomodado en nuestra unidad habitacional no hay calles, a cambio nos dieron esos pequeños pasadizos en los que tenemos que apretujarnos. Sin embargo, cada día que pasa me acostumbro más a ésta vida bajo tierra. Tengo más tiempo libre, los ejercicios matinales que imparte la radio han mejorado mi silueta y ya no me preocupa más el clima ja, ja!

-Bueno, todo ha cambiado desde aquel día en el cual las radios vociferaban el ataque nuclear soviético, las primeras noticias sobre las ciudades devastadas, los rumores sobre los efectos de la radiación... ¿Quién sabe qué cosas estén ocurriendo allá arriba? Mutaciones, deformaciones, hambruna, pestes. Por eso sostengo que somos afortunados al tener la posibilidad de seguir nuestras vidas aquí y con todas estas comodidades. Tomando Martini y escuchando el último disco de Lee Konitz. A todo esto, tus aros lucen preciosos!

-Gracias! Oh Jonhy! Tú si que sabes encontrar el lado soleado de la vida!

-Piensa... Martinis, el jazz de Konitz, tu aros... puedo decir sin temor a equivocarme que en estos momentos dentro de éste refugio hay más estilo que en todo lo que queda de la superficie terrestre! God bless America!

No hay comentarios: