4 jun. 2011

if you keep your mouth shut

"Llega un punto donde ya no te animás a seguir adelante" me dijo así livianamente. Creo que estaba fumando, jugando a que tenía dos conversaciones, una conmigo y otra con su cigarrillo. Como siempre, sus movimientos eran certeros, estilizados, sacados directamente de alguna publicidad o más bien de todas. El antídoto para no convertirse en algo amorfo y deslucido era convinar de una forma ecléctica diferentes géneros publicitarios, sin embargo hoy claramente representaba el estilo noir. Yo me dispersaba con sus gestos tecnicamente impecables y sólo lograba captar algunas frases inconexas de su charla. Por momentos su voz era tan nociva como una radio mal sintonizada.
Depués dijo algo así como "no le tengo miedo a los límites, me interesan esas estirpes móviles, que sólo tienen como tradición el cambio". Yo, como siempre, pretendí que entendía el significado de esas palabras, de la conversación y de su vida. No recuerdo la despedida, pero me fuí bastante tarde y esa noche estaba fresca.

No hay comentarios: